Para esto no hay espera

No sé cuantos días hace que no te hago sentir lo importante que eres para mí, quizás no haga tanto como a mi me parece, pero sea cuando sea seguro que es demasiado, y no quiero hoy acostarme sin decirte que eres una persona especial, que me has hecho conocerme mejor a mi misma, me has concedido el valor de enfrentarme a lo que jamás me hubiera atrevido sola y rellenado de ilusión mis días grises.

Te imagino diciendo que no has hecho nada especial, que simplemente has sido tu mismo y yo he sido capaz de transformarlo en todo ello y hacer que me aporte de esta manera, pero la realidad es que sólo Tu lo has conseguido y quiero que seas consciente de ello, que valores lo que has hecho por mi y te sientas valorado.

No sé lo que nos deparará la vida, pero no quiero perder la oportunidad que me brinda hoy de agradecerte mi ahora, porque contigo he llegado hasta él y es inevitable volver la vista atrás y saber que la línea trazada no era tan alentadora.

Gracias mi Señor por estar en mi vida y hacer posible que sienta, por fin…

Lo siento pero ya hacia demasiado que no te lo decía…y para esto no hay espera…para lo demás…te espero…

esperandote

Anuncios

¿Atípica navidad?

navidad atipica

Puede que sea una apreciación mía pero tengo la sensación de que, cada vez más, nos dedicamos a buscar nuestros propios alicientes a través de la imitación y somos, asimismo, menos originales y fieles a nuestra esencia.

No sé si tenemos miedo al rechazo o estamos faltos de alicientes personales, pero no creo que la solución resida en buscar mediante la envidia y posterior imitación aquello que nos de la momentánea felicidad, porque es precisamente eso, liviana, y en cuanto pasa ese ilusionante instante tenemos que volver a buscar un sustituto que complete ese vacío, entrando en un incansable bucle.

No negaré que también he tenido mi época de búsqueda de la aceptación mediante la imitación o aceptación de lo sociablemente bien visto, me hacía míos deseos ajenos que al poco rechazaba por carecer de verdad en si mismos pero, siendo benevolente conmigo misma, lo atribuyo a la juventud que ya cada vez me queda más lejana.

Lo que me sorprende es que, ese comportamiento adolescente de imitación y búsqueda de la aceptación ajena, no reside sólo en ese sector de la población que ciertamente aún debe conocerse, sino a personas que, a mi entender, ya deberían conocerse, aceptarse y ser felices con su particular forma de hacer.

Sabéis ya sobradamente que no soy muy fan de estas épocas navideñas que desde hace demasiados días nos meten con calzador a través de artículos, regalos, luces, y un sin fin de martilleantes tradiciones que quedan ya, para la mayoría, fuera del contexto inicial y, ciertamente, me pongo mucho más suspicaz y desconfiada, aumentando así mi capacidad de observación.

Acepto todos estos rituales tratando, como en todos los instantes de mi vida, de aprovechar los detalles que realmente me son de agrado y obviando la falsedad de unas fiestas con demasiados acontecimientos y actitudes impuestas, pero confieso que éstas me causan cierta desazón y mi primer impulso es mantenerme a cierta distancia y no perder detalle.

Deduzco que este tipo de forma de hacer no corresponde sólo a la época navideña pero ahora más que nunca veo como se acrecienta el deseo de aceptación y la impostura, creando en mí un mayor rechazo.

Parece época de renovarse, de buenos deseos, de nuevos propósito y quisiera por una vez escuchar a alguien hablar de buscar su felicidad a través de algo real, no algo de que los demás esperamos, aunque eso resulte atípico.

Seamos atípicos!

Blanco y rojo

mis rarezas

Quisiera amarte lentamente,
como si el tiempo no pasara
cuando en Tus manos me hallo,
como si nada más hubiera
fuera del alcance de Tu mano.

Potrilla indomable, me dices,
dulce sierva, me halagas,
adjetivos en más de un lugar innombrables,
cuando desnuda y expuesta
deseosa ante Ti me ofrezco.

El blanco es el color de mi mente
como el lienzo de mi piel,
con los trazos del color selecto
que lo era antes de Tus tiempos,
quizás premonición, quizás anhelo.

Respeto profundo por un arte,
tratando de aprender a amarte,
con el esfuerzo por encontrarte,
como a mi único garante.

Esperar con el reclamo vacío
mas con la ilusión exultante,
suspirando por las caricias
que llegaran tal laurel
si la cesión resultó intachable.

 

¿si?…pues vale!

Últimamente se me ha tachado de conformista, de cobarde y, todo, desde mi punto de vista, porque siendo consiente de las limitaciones que existen en mi vida por una otra razón trato de ser sacar los detalles que me pueden hacer feliz día a día, y no me frustro repasando una y otra vez lo que sé que, al menos por el momento, es poco probable que suceda.

Creo que la lucha en vano no sirve de nada, es tan sólo una pérdida de tiempo que te lleva irremediablemente a la frustración. Con esto no quiero decir que tengamos que olvidar nuestros sueños, que seamos negativos y aceptemos sin más nuestro sino, pero tampoco veo positivo olvidar en pos de esa lucha lo que en realidad poseemos, aquello que, si nos paramos mínimamente a observar, nos hace continuar, nos dibuja una sonrisa en el rostro o nos hace sentirnos, aunque sea a instantes, las personas más afortunadas del mundo.

Quizás este carácter mío se deba a mi recorrido, a las experiencias atesoradas y a este presente que es realmente apasionante, aunque tan sólo esté compuesto de pequeños pero valiosísimos instantes.

Cierto que podría ser mejor, siempre podemos exigir más, pero cierto también que podría ser mucho peor y no ser conscientes de ello nos convierte en unos desagradecidos, que, a mi entender, es mucho peor que ser ese tipo de conformista dentro del que me han catalogado.

Cuando oigo ciertos adjetivos, ciertas comparaciones y alegatos me da que pensar que responde más a una envidia malsana por no ser capaces de valorar y sentirse afortunados en su presente, que a un ataque hacia mi persona, y por ello, no me ofende estar dentro de ese saco en el que gratuitamente me meten.

Y esto me lleva de nuevo…¿Quizás se refieren precisamente a esto? ¿Será ésta la actitud conformista a la que hacen referencia?

 

conformista_no

7 en la ciudad

Ante la ciudad.gif

Unos por curiosidad, otros por morbo
recomendados, temerosos, ambiguos,
exagerados, fantasiosos, confundidos,
dispuestos a conocerse a través de un reflejo
expresado sin tapujos ni dobleces.
Constantes son los que al anochecer lo visitan,
conocedores de las rutinas de esta urbe
mientras que otros antes de la salida del sol,
acuden con la ilusión de nuevos hallazgos.
Con sigilo los visitantes se acumulan,
en las plazas de concurridos espacios
o en los rincones de privados escenarios,
con la mirada colmada de esperanzas
y los sueños personales ahí volcados.
Observo con precaución a sus viajeros,
disfruto de la diversidad de sus gentes,
y el recuerdo de los inicios fundados
acude a mi corazón ya completado.
Todos encuentran el lugar de sus anhelos,
en los rincones variados de los domingos,
en las resumidas verdades de los martes,
donde las reinas son realidad todos los jueves
o la historia continua de los viernes,
en el morbo exacerbado de los sábados
o en los mensajes en imágenes de los lunes.
Pero permitidme que os confiese mi locura,
la pasión que encienden unos versos
que muestran sin pretensión mis verdades,
adelantándose a los acontecimientos
o prediciendo lo aún no imaginado,
así son los miércoles mis preferidos
y en ellos miles son mis emociones.
Seas como seas no quedas impasible,
y aunque todos deseemos ser su musa
en lo atípico todos podemos serlo,
mas puede que no siempre nos agrade
el reflejo de una visión poco ortodoxa,
que se escapa de este otro mundo
que para nada le resulta ajeno.
Fueron uno, dos, tres y cuatro
luego vinieron también cinco y seis
pero hoy celebramos que sean siete
los años que de su dedicación disfrutamos,
por eso mi humilde homenaje
y mi completo agradecimiento
para esa ciudad que hizo posible,
mi despertar, mi ilusión y mi entrega.
No dejéis de visitarla, de sentirla,
y comprenderéis el porque de mis palabras.
Busca el rincón que prefieras
y forma parte de esta villa a la que llaman

Al acecho del secreto

vlcsnap-2012-01-25-00h56m37s216
Dime que tesoros ocultas que no puedo conocer,
a que secretos oscuros das guarida,
porque quedas vacío cuando te alcanza mi mirada
y porque te ves repleto en cuanto me marcho.
Sé que es ahí donde la respuesta aguarda,
ahí donde comprenderé mis lágrimas,
se acabará la incomprensión
y aunque sepa lo que no quiero
empezará de nuevo la vida.
Una oportunidad que se esconde,
un imán que me reclama,
día y noche esperando el momento
reclamando la soledad de quien acecha.