Objetivo: OBJETIVIDAD

cachibaches

Son muchas las sensaciones que nos invaden cuando nos decidimos a abrazar la sumisión, sin lugar a dudas, después de una decisión meditada invitada por unos anhelos interiores que de otro modo no se satisfacen.

Cuando se abre ante nosotros esa posibilidad porque encontramos a alguien que puede completar esa otra parte que nos falta la ilusión es muy muy grande porque, como sucede con todas las cosas difíciles, el logro nos otorga gran emoción.
Dejando de lado ese primer impulso, viene el tener que enfrentarse a los muchos temores que también nos azuzan cuando se va haciendo realidad eso que sólo en nuestra mente era, hasta el momento, pura fantasía.

Sé bien que cada uno tiene sus propias expectativas, y el camino que se espera recorrer tiene tintes muy específicos, tanto como diferentes somos las personas, y mi experiencia y las opiniones creadas a través de ellas corresponden únicamente a una serie de factores que han dado lugar a ellas, únicos y personales.

Por ello, a pocos puede ayudar más que como una pincelada dentro de las muchas variantes existentes, mas como una más de ellas no puede ser despreciada dentro de ese gran abanico, sobre todo para aquellos que aún no han tenido la fortuna de ver cumplido ese atípico anhelo.

Quizás sea debido a mi perfeccionismo, pero si con algo tengo que batallar es conmigo misma, es con las sensaciones y autocritica exagerada que cualquier descuido me conlleva.

No puedo quitarle importancia a mis muchos errores, y son todos ellos los que me llevan al avance, que indudablemente después de estos años llega (aunque más lento de lo que deseo), pero son detestables, a pesar de ser consciente de la importancia que tienen.

Nadie nace aprendido y menos en este camino tan críptico donde la única opinión valida es la del Amo a la que libremente decidimos someternos, para lo bueno y para lo malo, pues la esclavitud elegida conlleva la confianza plena sobre esa persona a la que nos entregamos.

No significa que seamos ciegos, ni tontos, tenemos criterio, tenemos sueños, deseos, miedos, como cualquier otra persona pero hemos elegido confiarnos en alguien, que responsable de nosotros, nos hace suyos, no de este ni de aquel, sino únicamente de Él.

Siempre he dicho que tengo mucho carácter, que soy muy independiente y que en mi vida cotidiana soy totalmente autosuficiente. Desde fuera pocos podrían decir que sea apta para la sumisión pues ciertamente no tengo un carácter sumiso al uso, sólo siento ese deseo en mi interior, en mi intimidad y con quien es capaz de desatar esos sentimientos, como es en el caso que nos ocupa, con mi Señor Qarpatian.

Ya he aprendido que no es bueno mirar atrás porque ahí hay fantasmas que esperan abrazarme de nuevo, y ellos en mi hoy no tienen cabida, al igual que mirar hacia delante en exceso me garantiza una ansiedad que me priva de disfrutar del ahora, el único que es cierto, pero de vez en cuando, como me ocurre ahora, necesito sólo dar un vistazo para no olvidarme de los pasos que he dado, girar levemente la cabeza y ver que realmente he avanzado algo y dejar mi desprecio en el lugar que le corresponde.

Llevo una época complicadilla, de esas que todos pasamos de vez en cuando, e inevitablemente las emociones inciden porque soy esclava pero también persona, y siento, y gozo, y sufro, como cualquiera de vosotros.

No soy de escudarme en las situaciones para desatender mis responsabilidades, y menos mis compromisos como esclava, porque sé que ellas me conceden la felicidad que tanto anhelamos, pero siempre me habéis oído decir que esta senda no es sencilla, y aunque el gozo que se siente es muy superior a cualquiera que día a día poseemos también el dolor se acrecienta de forma similar.

Una de las cosas que me resulta más complicado es gestionar esa desazón, es ser capaz de serenarme y no perder de vista que es un instante y no un todo, no dejar que mi derrotismo adquiera un protagonismo que no le pertenece y ver que de aquí, de ese momento concreto, sacaré una lección, como tantas y tantas veces me ha sucedido.

El dolor emocional más grande que he sentido/siento en mi sumisión es el reconocimiento de haber fallado a quien tratas de hacer feliz, el tener que reconocer que no has estado a la altura, que todos esos esfuerzos comunes se han visto manchados por una actitud inadecuada.

Los correctivos, parte imprescindible para la mejora, deberían suponer, una vez superados, un alivio de las sensaciones que el fallo impregna en mi ser, pero durante un tiempo debo esforzarme por aceptar no sólo mi error, mi debilidad y mi decepción, sino que debo restaurar la confianza en mí misma y, sobretodo, la confianza en que ese correctivo que mi Señor ha estimado es suficiente para el pago de mi fallo, para no incurrir en otro fallo a la vez.

Necesito pagar, necesito resarcirle y, sobretodo, necesito ese abrazo posterior que me dice que me perdona, que me dice que a pesar de lo desastre que soy me sigue queriendo a Sus pies y, que seguirá día a día enseñándome a ser un poquito más Suya.

Me conozco un poquito mejor que antes y sé que debo gestionar esas sensaciones, creer, confiar y trabajar y no amplificar lo que siento, en un sentido u otro.

Objetividad, tarea compleja para esta emotiva sierva que vive de la felicidad de quien sirve y se ahoga cuando de ello se aleja.

Como suelen decirse de Gran Hermano y realities similares…Aquí todo se amplifica…aquí todo se vive más intensamente…Es una vida no apta para conformistas y pasivos…

Jamás me he arrepentido de mi decisión, al contrario, pero eso no significa que no vea lo complicadísimo que es y el esfuerzo que requiere…Adoro cuanto me ofrece y sólo puedo decir…si es lo que sientes no lo dudes, más si dudas…no te lies!…

Seguiré trabajándome, que curro tengo pa rato!
Que paséis un feliz día!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s