El orgullo de la obediencia…

Cierro los ojos y mirando atrás veo tristeza,
la decepción de las palabras agitadas,
sin el compás esperado y deseado.

Un intento de calmar mi alma,
me empuja a escuchar el silencio,
pedir clemencia a mi entorno,
y permitirme respirar en paz.

Un miedo aterrador se apoderó de mí,
encerrando mi ser en un oscuro baúl,
sin permitirme ver, oír, hablar o sentir.

En el fondo del baúl tan solo soledad,
creada por mi vergüenza y autocompasión.

Por una rendija entró la luz,
turbando al inicio mi ciega mirada,
más superada la incertidumbre,
asomó por ella la esperanza.

Tímida, asustada, confiada y precavida,
mi alma desea encontrar su deseado lugar,
y sentir de nuevo la emoción del vuelo,
libre pero controlado, suave pero excitante.
Siéntete amada alma mía,
mimada y protegida,
pues sin ello caerás de nuevo
en el oscuro baúl,
que te retuvo.

Alma mía,
olvida el dolor de la caída,
y vuela….,
pero sé feliz en ese vuelo.
Siente el orgullo de la obediencia,
ante la deseada y libre entrega,
y serás así amada y jamas repudiada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s