En el baúl de los recuerdos…

baul
Irremediablemente he destapado el baúl de los recuerdos, y las sensaciones han sido mucho mas variadas de lo que me esperaba. No puedo decir que sean positivas ni negativas en si mismas pero confieso que me ha resultado conmovedor retroceder mi mirada y sentirme transportada a esos momentos, lejanos, aunque…no tanto…
He visto y sentido de nuevo…
La ilusión del descubrimiento…siempre más, insaciable…
La vergüenza de mi propio ridículo…sinceramente ahora aún me lo parece más…
El descontrol ante lo desconocido…mucho mucho, muchísimo…
El miedo por no verme capaz…creía que era insuperable, aún lo pienso en ocasiones.
El orgullo ante un insignificante pero verdadero esfuerzo…
La meta siempre difusa, siempre lejos, más y más…
La implicación y las ganas en cada acto…nunca dudé de eso…
La incertidumbre presente en cada instante…sigue estando aunque ahora es distinta…
La certeza de lo sentido en mi interior…aún me pregunto como lo sabía…
La apuesta a pesar de las trabas…muchas o ninguna, según se mire y se desee…
La complicidad desde un primer instante…magia o conexión? destino o empeño?
El vértigo, real, muy muy real cuando las cosas se aceleraban y mas cuando el tempo no es el mío.
El desasosiego en la lucha con mi propio orgullo…mal entendido es muy puñetero el tío…
La cabezonería que es beneficio y perjuicio a la vez…
Saberlo sin apenas saber nada…pero…lo sabía o, mejor dicho, lo sentía.
Esperar, dar y recibir, cada cosa en su momento…pero sufriendo por mi inexistente paciencia.
Pasados que toman su lugar y futuros que dejan de ser presente para vivir sólo el ahora…filosofía de vida.
El dolor tanto físico como mental, sin duda este último el peor…cuanto me llega a fastidiar, lo confieso!
Regañinas que me devuelven a la infancia contrapuesto a placeres muy adultos.
Ansías desmedidas por agradar y complacer…aunque después sintiera cierta vergüenza…
La tranquilidad al comprobar que ahí seguía todo, tan sólo había que trabajarlo…
Lágrimas que vuelven hoy al recordar las que causé yo…nunca me lo perdonaré…
La esperanza que sigue puesta, jamás me ha abandonado…
Podría seguir, pero creo que ya os hacéis una idea, pues tampoco creo que sea tan distinto de lo que todos vivimos cuando por fin apostamos por nuestros sueños y se nos da la oportunidad de hacerlos realidad…
Agradezco poder hoy mirar atrás y comprobar como todo aquello que se me dijo así es, como los retos jamás están ausentes y como con esfuerzo, paciencia e ilusión se va construyendo…
Nadie me dijo que fuera fácil, al contrario…pero aquí seguimos, dispuesta a poder mirar dentro de algún tiempo de nuevo en el baúl de los recuerdos…
Gracias por esta oportunidad…gracias por mi vida a Tu lado, mi Señor.

 

Anuncios

Palabras renacientes

Una palabra, curiosamente, tan sólo una palabra crea una situación en mi mente que me devuelve inocentemente al deseo.

Lo tenía relegado, creía que las obligaciones y preocupaciones habían ocupado su lugar, pensaba que quizás no sería capaz de volver a sentirlo, que el tiempo me alejaba de los anhelos internos pero, me equivocaba.

Sigue estando ahí, sólo permanece dormido, en un letargo condicionado por agentes externos y otros que me autoimpongo.

Creía que no era el momento, que no estaría bien sentir cuando debiera estar ocupándome de asuntos de mayor importancia, y en esos primeros instantes me sentí culpable, evité ir más allá, pasé de refilón al lado de ese vocablo, me castigaba a mi misma por desearlo pero, a la vez, me enseñó que no puedo olvidarme de quien soy, de que soy.

Necesito sentirlo, necesito saber que sigue en mí, que aunque lo guarde no se borra, que tan sólo una palabra Suya, aunque ni siquiera fuese consciente vuelve a activar el deseo que con tanto esmero guardaba.

No hay prisa, no la hay, ahí está, ahí sigue…para Ti, para mi…nuestro…

tumblr_p2k2od86AD1vr6kdzo1_1280

 

Ofensa en vano

1

Deseo indecente que teje con invisibles hilos la condena,

camuflada en la bondad que siempre se presupone

hasta que incrédulo descubres que esa verdad no existe,

y el egoísmo que debería estar por completo ajeno

se adueña de todos los actos y miles de muestras se suceden.

Miras hacia otro lado pensando que quizás así no exista,

pones mil excusas que ni a ti mismo te convencen,

y en la comisura de los labios las heridas se eternizan

de la mordaza autoimpuesta que por completo te anula.

No sabes si son las lágrimas las que te queman ahí calladas,

si es un sueño recurrente del que jamás quedarás indemne

o un dolor que te has ganado por alguno de tus pecados,

pero de la condena no hay quien te libre y la batalla está perdida.

Navegas entre el miedo y la firmeza de tu convicción,

apretando muy fuerte los puños hasta que sangran las manos,

hasta que la vista se pierde entre las sombras

y la garganta grita ahogada en la ausencia del abrazo.

La incomprensión es la peor enfrenta que puedo imaginarme,

la injusticia de unos actos enmascarados y arbitrarios,

el engaño descubierto pero callado por un respeto mal entendido

y la culpa que siempre aparece porque nace de bien adentro.

Para esto no hay espera

No sé cuantos días hace que no te hago sentir lo importante que eres para mí, quizás no haga tanto como a mi me parece, pero sea cuando sea seguro que es demasiado, y no quiero hoy acostarme sin decirte que eres una persona especial, que me has hecho conocerme mejor a mi misma, me has concedido el valor de enfrentarme a lo que jamás me hubiera atrevido sola y rellenado de ilusión mis días grises.

Te imagino diciendo que no has hecho nada especial, que simplemente has sido tu mismo y yo he sido capaz de transformarlo en todo ello y hacer que me aporte de esta manera, pero la realidad es que sólo Tu lo has conseguido y quiero que seas consciente de ello, que valores lo que has hecho por mi y te sientas valorado.

No sé lo que nos deparará la vida, pero no quiero perder la oportunidad que me brinda hoy de agradecerte mi ahora, porque contigo he llegado hasta él y es inevitable volver la vista atrás y saber que la línea trazada no era tan alentadora.

Gracias mi Señor por estar en mi vida y hacer posible que sienta, por fin…

Lo siento pero ya hacia demasiado que no te lo decía…y para esto no hay espera…para lo demás…te espero…

esperandote

¿Atípica navidad?

navidad atipica

Puede que sea una apreciación mía pero tengo la sensación de que, cada vez más, nos dedicamos a buscar nuestros propios alicientes a través de la imitación y somos, asimismo, menos originales y fieles a nuestra esencia.

No sé si tenemos miedo al rechazo o estamos faltos de alicientes personales, pero no creo que la solución resida en buscar mediante la envidia y posterior imitación aquello que nos de la momentánea felicidad, porque es precisamente eso, liviana, y en cuanto pasa ese ilusionante instante tenemos que volver a buscar un sustituto que complete ese vacío, entrando en un incansable bucle.

No negaré que también he tenido mi época de búsqueda de la aceptación mediante la imitación o aceptación de lo sociablemente bien visto, me hacía míos deseos ajenos que al poco rechazaba por carecer de verdad en si mismos pero, siendo benevolente conmigo misma, lo atribuyo a la juventud que ya cada vez me queda más lejana.

Lo que me sorprende es que, ese comportamiento adolescente de imitación y búsqueda de la aceptación ajena, no reside sólo en ese sector de la población que ciertamente aún debe conocerse, sino a personas que, a mi entender, ya deberían conocerse, aceptarse y ser felices con su particular forma de hacer.

Sabéis ya sobradamente que no soy muy fan de estas épocas navideñas que desde hace demasiados días nos meten con calzador a través de artículos, regalos, luces, y un sin fin de martilleantes tradiciones que quedan ya, para la mayoría, fuera del contexto inicial y, ciertamente, me pongo mucho más suspicaz y desconfiada, aumentando así mi capacidad de observación.

Acepto todos estos rituales tratando, como en todos los instantes de mi vida, de aprovechar los detalles que realmente me son de agrado y obviando la falsedad de unas fiestas con demasiados acontecimientos y actitudes impuestas, pero confieso que éstas me causan cierta desazón y mi primer impulso es mantenerme a cierta distancia y no perder detalle.

Deduzco que este tipo de forma de hacer no corresponde sólo a la época navideña pero ahora más que nunca veo como se acrecienta el deseo de aceptación y la impostura, creando en mí un mayor rechazo.

Parece época de renovarse, de buenos deseos, de nuevos propósito y quisiera por una vez escuchar a alguien hablar de buscar su felicidad a través de algo real, no algo de que los demás esperamos, aunque eso resulte atípico.

Seamos atípicos!

Blanco y rojo

mis rarezas

Quisiera amarte lentamente,
como si el tiempo no pasara
cuando en Tus manos me hallo,
como si nada más hubiera
fuera del alcance de Tu mano.

Potrilla indomable, me dices,
dulce sierva, me halagas,
adjetivos en más de un lugar innombrables,
cuando desnuda y expuesta
deseosa ante Ti me ofrezco.

El blanco es el color de mi mente
como el lienzo de mi piel,
con los trazos del color selecto
que lo era antes de Tus tiempos,
quizás premonición, quizás anhelo.

Respeto profundo por un arte,
tratando de aprender a amarte,
con el esfuerzo por encontrarte,
como a mi único garante.

Esperar con el reclamo vacío
mas con la ilusión exultante,
suspirando por las caricias
que llegaran tal laurel
si la cesión resultó intachable.

 

¿si?…pues vale!

Últimamente se me ha tachado de conformista, de cobarde y, todo, desde mi punto de vista, porque siendo consiente de las limitaciones que existen en mi vida por una otra razón trato de ser sacar los detalles que me pueden hacer feliz día a día, y no me frustro repasando una y otra vez lo que sé que, al menos por el momento, es poco probable que suceda.

Creo que la lucha en vano no sirve de nada, es tan sólo una pérdida de tiempo que te lleva irremediablemente a la frustración. Con esto no quiero decir que tengamos que olvidar nuestros sueños, que seamos negativos y aceptemos sin más nuestro sino, pero tampoco veo positivo olvidar en pos de esa lucha lo que en realidad poseemos, aquello que, si nos paramos mínimamente a observar, nos hace continuar, nos dibuja una sonrisa en el rostro o nos hace sentirnos, aunque sea a instantes, las personas más afortunadas del mundo.

Quizás este carácter mío se deba a mi recorrido, a las experiencias atesoradas y a este presente que es realmente apasionante, aunque tan sólo esté compuesto de pequeños pero valiosísimos instantes.

Cierto que podría ser mejor, siempre podemos exigir más, pero cierto también que podría ser mucho peor y no ser conscientes de ello nos convierte en unos desagradecidos, que, a mi entender, es mucho peor que ser ese tipo de conformista dentro del que me han catalogado.

Cuando oigo ciertos adjetivos, ciertas comparaciones y alegatos me da que pensar que responde más a una envidia malsana por no ser capaces de valorar y sentirse afortunados en su presente, que a un ataque hacia mi persona, y por ello, no me ofende estar dentro de ese saco en el que gratuitamente me meten.

Y esto me lleva de nuevo…¿Quizás se refieren precisamente a esto? ¿Será ésta la actitud conformista a la que hacen referencia?

 

conformista_no